.

Sino y si no: Quién es quién en tres trucos

A veces nos topamos con alguien que no nos gusta, pero tenemos que trabajar con él a la fuerza. Requiere un esfuerzo extra porque siempre habrá problemas con él. Pues eso es lo que me pasa a mí con la grafía de «sino» y «si no». No me caen bien, pero se utilizan mucho y debemos grabarnos ciertos trucos a fuego para no meter la pata. ¿Por qué es tan importante escribirlo junto o separado según el contexto? Sencillamente porque significan cosas distintas y por eso se escriben de un modo u otro. Es más, se leen de diferente forma y, como siempre os digo, no podemos distraer a nuestros lectores con una grafía incorrecta y por lo tanto, una pronunciación que choque, ya que ese segundo de duda cuando se lee hasta que se comprende el sentido puede marcar la diferencia entre enganchar o perder a un lector.

Ya os he confesado que he tenido problemas para usar su grafía en cada caso, (no volverá a suceder, me habéis pillado con la guardia baja), así que intentaré poneros las cosas lo más claras posible para que no os suceda a vosotros.sino

Primero vamos a explicar la definición de cada uno de ellos y una vez hayáis comprendido su significado, será muy fácil escribirlos correctamente.

Tres eran tres las hijas de Elena, tres eran tres y ninguna buena

Bueno, de las tres hijas de Elena (los tres usos de sino y si no), hay una que me cae bastante bien porque es muy sencillo identificarla. Las otras dos… pues eso, tenemos nuestras diferencias. Habrá que aguantarlas, no hay más remedio.

Sino: Sustantivo masculino que significa destino o fatalidad.

Es el más claro de todos. Es un sustantivo, por lo que se escribe en una sola palabra. Se puede sustituir por cualquiera de los términos equivalentes (destino, fatalidad) y se usa como cualquier sustantivo.

Ejemplo: Mi sino es ser el lado oscuro de la ortografía.

Sino: Conjunción adversativa.

Vayamos por partes, ¿qué es una conjunción adversativa?

Se trata de un nexo, es decir, algo que une dos oraciones cuyo significado es contrario, ligeramente excluyente o que de alguna forma están en oposición. Podéis leer más sobre esto aquí.

Sino como conjunción adversativa, puede tener significados ligeramente distintos según el contexto.

1- En oraciones coordinadas, cuando una de las oraciones es un concepto positivo y la oración que se ha expresado antes señala uno negativo.

Ejemplo: No quiero aburrimiento, sino conocimiento (mirad qué bonito pareado me ha salido).

Si el verbo de la oración que se contrapone va en forma personal, a la conjunción «sino» debe seguirle un «que».

Ejemplo: No quiero aburrimiento, sino que vosotros aprendáis.

Si no pusiéramos ese «que», la oración quedaría bastante rara: No quiero aburrimiento, sino vosotros aprendáis/ No quiero aburrimiento, sino aprendáis. Vamos, de cajón de madera de pino.

¿Veis la diferencia entre los dos ejemplos?

2- Cuando se utiliza la forma «no solo», se suele acompañar de «sino» para añadir otros elementos a lo explicado anteriormente.

Explicarlo así es bastante lioso, pero se ve muy bien con ejemplo. Vamos a ello:

Escribir artículos de ortografía no solo debe ser instructivo, sino entretenido.

Los elementos que debe tener un artículo de ortografía, según lo señalado, deben ser: instrucción y entretenimiento. La conjunción adversativa “sino” añade el segundo elemento y así matiza la frase. ¿Lo habéis entendido?

3- Cuando toma el valor de «excepto»

Ejemplo: No quiero que dejéis de escribir por nada, malditos, sino para leerme.

En este caso, la posibilidad que indica es excluyente en una frase negativa.

4- Cuando significa «más que» u «otra cosa que»

Ejemplo: No quiero sino leeros y que sea un placer para la vista.

Aquí, es tan excluyente, que solo se valora esa opción, pero en positivo.

Si no: Es una secuencia formada por el condicional «si» más el adverbio de negación «no».

Como vemos, son dos palabras unidas por la finalidad. Y esta finalidad es una oración condicional negativa. Y como son dos palabras (una secuencia), se escriben separadas.sino

Ejemplo: ¿Cómo queréis escribir bien, si no leéis mis artículos?

La conclusión es sencilla… ¡Leedme!

No, en serio, una vez entendido es bastante fácil, pero enumeremos algunos truquillos para dejarlo aún más claro.

Tres trucos para reconocer a las hijas de Elena

1- Cambia el sentido de la oración para saber si es condicional negativa.

Si el adverbio de negación «no» desaparece, estás ante una condicional negativa y has de escribir dos palabras separadas.

Ejemplo: ¿Cómo queréis escribir bien, si no leéis mis artículos?

¿Cómo queréis escribir bien, si leéis mis artículos?

En el caso de que sea una conjunción adversativa, esto es imposible.

Ejemplo: No quiero aburrimiento, sino que vosotros aprendáis.

 No quiero aburrimiento, si que vosotros aprendáis. (Y no, este «si» no es afirmación, así que no va acentuado, por lo que la frase no tiene sentido).

Para ahondar un poco más en las oraciones condicionales, podéis hacerlo aquí.

2- Según la pronunciación.

Leed la oración en voz alta. La conjunción adversativa «sino» es átona. Es decir, cuando la pronunciamos, ninguna de sus sílabas tendrá más fuerza que la otra. Sin embargo, en la cadena que se utiliza para las condicionales adversativas «si no», el acento prosódico recae en el adverbio negativo «no». ¿Os acordáis de lo que es un acento prosódico? Podéis repasar la acentuación y las tildes aquí.

 3- Intentar incluir algún elemento más en la oración que vaya entre la cadena «si no».

Si es posible y no pierde el sentido, se debe escribir separado ya que son dos palabras distintas.

Ejemplo: ¿Cómo queréis escribir bien, si no leéis mis artículos?

¿Cómo queréis escribir bien, si vosotros no leéis mis artículos?

 Sino: átono, indivisible, no se puede cambiar el sentido de la oración eliminando el «no»  tweet

Si no: dos palabras, se puede eliminar el no y cambia el sentido, acento prosódico en «no»  tweet

¿Lo habéis entendido? ¿Alguna duda? ¿Algo que comentarme? ¡Comentad o callad para siempre! (Por lo menos hasta el siguiente artículo). Y para quien tenga curiosidad por el poemita popular que he utilizado como títulos para las partes del artículo, aquí os lo dejo:

Tres eran tres las hijas de Elena

Tres eran tres y ninguna buena

Julia, Paloma y Elena.

Tres eran tres las hijas de Elena

Tres eran tres y ninguna buena,

Rubia, castaña y morena.

¿Qué por qué he usado el poemita este? Ni idea. ¿Todo lo que se escribe tiene que tener un por qué? Ah… que me decís que sí. Ahora que lo decís, me suena de algo… Bueno, pues para el próximo artículo intentaré ser más coherente. ¡Volveré!

 

Por | 2017-06-29T10:25:28+00:00 12 junio, 2017|Ortografía y Gramática|Sin comentarios

Acerca del Autor:

Nieves Muñoz

Nieves Muñoz nació un octubre de 1976 y desde siempre tuvo la necesidad de escribir, pero sus derroteros profesionales le llevaron a ejercer la enfermería en una unidad de cuidados intensivos pediátrica y neonatal.
Comenzó escribiendo relatos cortos de varios géneros, porque es lectora de cualquier libro que caiga en sus manos y de mente inquieta, por lo que se atreve con casi cualquier cosa que pueda plasmar en un papel. En su página pueden leer parte de sus escritos.