.

Queísmo y Dequeísmo: Cómo identificarlo

Queísmo y Dequeísmo: Cómo identificarlo

Queísmo, Dequeísmo y otros demonios…

Los demonios de queísmo y dequeísmoPorque realmente “queísmo y dequeísmo” parecen el nombre de un demonio ancestral y voraz que añade palabras sin necesidad de ellas y nos hace construir frases que suenan muy mal. ¿Pero en qué consisten el queísmo y dequeísmo?

Dequeísmo: Es el uso indebido de la preposición «de» delante de la conjunción «que».

Hasta ahí todo sencillo, pero ¿cuándo se debe colocar el «que» y cuándo no hacerlo? Y ahora es cuando viene lo complicado, resulta que, a veces, el hermano mellizo del nuestro demonio aparece para engullir palabras que sí que deben estar. Se trata del queísmo.

Queísmo: Es la supresión indebida de la preposición «de» delante de la conjunción «que».

Vale que estos dos demonios no parecen muy peligrosos, pero es uno de los errores más comunes en la lengua.

¡Ya está el lío! Veamos las fuentes del conflicto:

 

1- Oraciones sustantivas que hacen la función de sujeto.

Ningún sujeto lleva preposición, así que por muy intrincada que sea la oración que hace de sujeto, no debe llevar un «que».

Ejemplo: Es difícil que salga adelante.

¿Qué es lo difícil? Que salga adelante. «Que salga adelante» es el sujeto de la oración, por lo tanto, no puede escribirse con un «de». Se puede sustituir el sujeto completo por la palabra eso.

Es difícil eso.

Incorrecto: Es difícil de que salga adelante. (Dequeísmo)

¿Os suena bien «es difícil de eso»?

 

2- Oraciones sustantivas que hacen la función de complemento directo.

Más de lo mismo. Y se utiliza el mismo truco para saber si poner el «de».

Ejemplo:

Me aconsejaron que debía dejarlo. Me aconsejaron eso.

Incorrecto: Me aconsejaron de que debía dejarlo. Me aconsejaron de eso. (No confundamos con estas frase: Me aconsejaron sobre eso/ Me aconsejaron por eso. El significado es completamente distinto).

Es necesario identificar queísmo y dequeísmo para usar el lenguaje correctamente12

3- Oraciones sustantivas que hacen la función de complemento de régimen.

¿Y qué es un complemento de régimen? Es un complemento del verbo introducido por una preposición (en el caso del dequeísmo aparece la preposición «de» en vez de la que exige el verbo). Sin este complemento, que puede ser implícito o explícito, la oración es imposible o cambia de significado. Veamos un ejemplo:

Ejemplo Incorrecto: Confío de que todo salga bien. (Dequeísmo)

Ejemplo Correcto: Confío en que todo salga bien.

Ejemplo Incorrecto: Insistieron de que viajáramos con ellos. (Dequeísmo)

Ejemplo Correcto: Insistieron en que viajáramos con ellos.

Puedes ampliar información sobre este tema aquí.

 

4- Verbos pronominales que se construyen con un complemento de régimen.

Es el caso de verbos como: Acordarse de, alegrarse de, arrepentirse de, olvidarse de… Son verbos que se construyen con un pronombre y su significado viene dado por la adición de la preposición.

Ejemplo Correcto: Me acordé de que no lo tenía.

Ejemplo Incorrecto: Me acordé que no lo tenía. (Queísmo)

Podemos sustituirlo por la palabra «eso» como en los primeros apartados:

Me acordé de eso.

También puedes ampliar esta información en este otro enlace.

¡OJO! Cuando estos mismos verbos se construyen de forma no pronominal, el sentido cambia completamente y no llevan la preposición «de».

Por ejemplo:

Me olvidé de que iba a venir. (Verbo pronominal que exige la preposición «de»: Me olvidé de eso)

Olvidé que venía. (Verbo no pronominal, «que venía» funciona como complemento directo: Olvidé eso)

 

5- Verbos: advertir, avisar, cuidar, dudar o informar.

Estos verbos se pueden construir de dos maneras distintas: advertir algo o advertir de algo.

Dependiendo del sentido de la frase llevará «de que» o solo «que».

 

TRUCOS

1- Sustituir la parte de la oración incluyendo el «que» por «eso».

Ejemplo: Se dio cuenta de que no estaba/ Se dio cuenta de eso.

Se dio cuenta que no estaba/ Se dio cuenta eso (Incorrecto: queísmo)

2- Transformar el enunciado dudoso en interrogativo. Si, para que tenga sentido, la pregunta debe llevar la preposición «de», la oración original también ha de incluirla.

Ejemplo: ¿De qué se dio cuenta? Se dio cuenta de que no estaba.

¿Qué se dio cuenta? No tiene sentido sin añadir el «de».

 

Y ahora, teniéndolo todo claro, guardad los demonios en el armario hasta la siguiente entrega. ¡Saludos!

¿Te queda alguna duda sobre queísmo y dequeísmo? ¡Escríbenos! Estaremos encantados de ayudarte. Y si te ha resultado útil, ¿por qué no lo compartes para que juntos podamos ayudar a más personas?

Por | 2017-02-01T12:32:41+00:00 12 agosto, 2015|Ortografía y Gramática|9 Comentarios

Acerca del Autor:

Nieves Muñoz
Nieves Muñoz nació un octubre de 1976 y desde siempre tuvo la necesidad de escribir, pero sus derroteros profesionales le llevaron a ejercer la enfermería en una unidad de cuidados intensivos pediátrica y neonatal. Comenzó escribiendo relatos cortos de varios géneros, porque es lectora de cualquier libro que caiga en sus manos y de mente inquieta, por lo que se atreve con casi cualquier cosa que pueda plasmar en un papel. En su página pueden leer parte de sus escritos.