.

Nobeles latinoamericanos de literatura

Reconocimiento

Si tuviéramos que escoger al mejor escritor de mundo, ¿estaríamos todos de acuerdo? Tal vez no. De hecho, es muy probable que no podamos hacerlo. Solo hay que ver los diferentes premios y distinciones en otras disciplinas para darnos cuenta de ello, ya que siempre existen polémicas, inconformidades, opiniones diversas y gustos personales. Las discusiones se presentan sin importar el tema del que se hable, pues nadie tiene una verdad única. Cuando hay que seleccionar a lo más destacado en algún ámbito, se involucran nuestras experiencias, conocimientos, sentimientos y gustos. Esto hace que no exista una proclama al unísono para seleccionarlos. No obstante, creo que sí hay galardones que cuentan con la suficiente credibilidad para hacer testigos de lo más destacado de la literatura en el mundo. El premio Nobel ha sido, en los últimos años, una referencia en la literatura, destacando a los escritores más sobresalientes de cada época. Pese a que no ha carecido de cuestionamientos, los ganadores de Nobel, siempre se han caracterizado por ser personas destacadas, escritores relevantes que repercuten muchas veces en la literatura universal. Para mi región, los Nobeles latinoamericanos, han marcado de manera positiva en el pensar de los pueblos. Han sido, muchas veces, los motivantes para que jóvenes escritores quieran seguir sus pasos, intentando impactar de alguna manera a nuestra realidad.

Es por eso que quiero dedicarle un breve espacio en este blog, primero, para fomentar su trabajo, y, después,  para reconocer la huella que ha dejado en Latinoamérica.

Premio Nobel y sus números

Nobeles latinoamericanosEs en 1901 cuando el legado del físico e inventor Alfred Nobel se hizo realidad, otorgándole con ello reconocimiento a lo más sobresaliente en la física, la química, la medicina, la economía, la literatura y la paz. Utilizando su fortuna, dejada como última voluntad en su testamento, el Comité Noruego del Nobel ha premiado desde entonces a las personas e instituciones que contribuyeran de manera notable a la humanidad en el año anterior o a lo largo de su vida. Desde ese momento, los nobel, han marcado la pauta para señalar a las personalidades más sobresalientes en el mundo, incluyendo al mundo literario.

Han sido, hasta la fecha, 114 los premios que se han entregados en esta disciplina. Los ganadores pertenecen a 42 países distintos, donde el país con más distinciones ha sido Francia, con 15, seguido muy de cerca por Estados Unidos, con 12. España ha tenido 6 galardonados a lo largo de la historia del Nobel, los mismos que ha tenido la región completa de Latinoamérica. Quizás lo más destacado, y que pudiera parecernos bastante polémico, es la poca aparición de las mujeres en sus designaciones, siendo éstas tan solo 14, concentrándose las últimas 8 premiadas desde 1990 a la fecha. Lo que quiere decir que en casi 90 años solo se premiaron a 6 mujeres, un número bastante bajo en comparación de los otorgados a los hombres.

Aunque solo han sido 6 los reconocidos con el premio nobel de Literatura en Latinoamérica, pueden considerarse como lo máximo de las letras que tiene la región, pues son hombres y mujeres de gran influencia, y que, en muchas ocasiones, han dejado escuela.

Nobeles latinoamericanos

La primera en ser reconocida por la Academia Suiza fue la poetisa Gabriela Mistral, en 1945. Seleccionada como ganadora «por su poesía lírica que, inspirada por poderosas emociones, ha convertido su nombre en un símbolo de las aspiraciones idealistas de todo el mundo latinoamericano». Fue una mujer que mereció su reconocimiento no solo por su poesía, sino por su incansable trabajo como maestra y diplomática. Ha influenciado a generaciones enteras con sus palabras y escritos.

EL segundo en ser galardonado fue el Guatemalteco Miguel Ángel Asturias, en 1967. Premiado «por sus logros literarios vivos, fuertemente arraigados en los rasgos nacionales y las tradiciones de los pueblos indígenas de América Latina». Fue un novelista destacado, pionero de la corriente de «Realismo Mágico». Sus obras fueron sobresalientes por su fuerte crítica social y política de la realidad en América Latina. Destacando entre su trabajo la novela de «El señor presidente», la cual habla de las dictaduras latinoamericanas.

Pablo Neruda, premiado en 1971, dos años antes de su fallecimiento. Quizás el más reconocido Poeta Chileno en el mundo. Se le otorgó el premio «Por una poesía que con la acción de una fuerza elemental da vida al destino y los sueños de un continente». Es «Veinte poemas de amor y una canción desesperada» su trabajo más reconocido, pero sus poemas cuenta con gran versatilidad. Al igual que su compatriota Gabriela Mistral, Pablo Neruda, no solo fue un poeta destacado, sino un diplomático y activista político.

Gabriel García Márquez, el colombiano conocido por sus amigos cercanos como Gabo, ganó el Nobel de literatura, en 1982, «por sus novelas e historias cortas, en las que lo fantástico y lo real se combinan en un mundo ricamente compuesto de imaginación, lo que refleja la vida y los conflictos de un continente». Quizás el representante más sobresaliente del boom latinoamericano, marcando sus novelas y relatos con el «Realismo Mágico» tan característicos en su generación.

Fue en 1990 cuando el mexicano Octavio Paz es reconocido con el premio Nobel de literatura «por una apasionada escritura con amplios horizontes, caracterizada por la inteligencia sensorial y la integridad humanística». Fue un controversial poeta y ensayista, teniendo como corrientes de trabajo dos fases. La primera como un crítico social y la segunda enfocada en aspectos metafóricos. «El Laberinto de la soledad», colección de nueve ensayos, representa el trabajo más representativo de la identidad mexicana. Un libro imperdible para quien quiera conocer más de los mexicanos.

El último latinoamericano reconocido con el Nobel de literatura es el peruano Mario Vargas Llosa, en 2010, cuando fue seleccionado «por su cartografía de las estructuras de poder y sus imágenes mordaces de la resistencia del individuo, la rebelión y la derrota». Es junto con Gabriel García Márquez, parte de ese boom latinoamericano, donde, en conjunto con otros grandes escritores, lograron reconocimiento internacional. Además de ser escritor y ensayista, fue un político muy activo, donde incluso, en 1990, se lanzó como candidato presidencial de su país.

Como podemos ver, la influencia de estos escritores no solo se centra en su trabajo literario, sino que se extiende a otros aspectos de su vida, generando algún tipo de repercusión en el mundo, pero principalmente centrado en la región latinoamericana.

Por | 2017-12-11T10:14:44+00:00 5 diciembre, 2017|Literatura latinoamericana|Sin comentarios

Acerca del Autor:

Raul Veliz

Raúl Véliz Salas (Durango, Mx, 1981) es licenciado en Administración de empresas y terminó la maestría en administración de negocios.