.

“LA LITERATURA ES ALGO LÚDICO, NO UN ROLLO”. EL CAFÉ DE LA FACTORIA CON MÓNICA GUTIERREZ.

Mónica Gutierrez Artero, nació en Barcelona dónde reside actualmente. Es licenciada en periodismo e historia, pero sobre todo me quedo con la definición que ella ofrece sobre si misma en su blog:

“Escritora, historiadora, periodista, profesora, alumna, lectora recalcitrante, bebedora de té, amiga, viajera, soñadora, despistada…y un millón de cosas más ¿y quien no? Pero sobre todo soy la que desde este blog te invita a que pases a tomarte un té o un café, con bizcocho o galletas, y la mejor de las compañías: los libros más excéntricos, divertidos, agradables, encantadores y fantásticos”.

Es autora de novela feelgood. Algunos de los títulos de sus obras son los siguientes:

  • Cuéntame una Noctalia. (2012)
  • Un hotel a ninguna parte. (2014)
  • El noviembre de Kate. (2016)

Es igualmente responsable de la edición del libro de relatos “La librería a la vuelta de la esquina” (2015) junto a otros autores.

Su trabajo ha merecido premios com:

  1. Narrativa breve Bernat Metge, 2005.
  2. Universidad de Barcelona de Narrativa breve, 2010.

Aparte de dirigir su blog de reseñas, www.serendipia-monica.blogspot.com, colabora en uno de las bitácoras literarias de mayor seguimiento en el habla hispana como es La Piedra de Sísifo. Además es profesora de novela feelgood en la  escuela de escritores Ateneo Literario.

Os dejo con Mónica.

 

RESUMEN DE LA ENTREVISTA

  1. ¿Qué es la novela feelgood y qué seguimiento tiene actualmente entre el publico?
  2. ¿Qué tal van esas RRSS, Mónica? ¿Cuánto de importante a día de hoy son las redes para un escritor? ¿Cual es tu estrategia, si es que tienes alguna?
  3. Eres periodista. El otro día en una encuesta televisiva se preguntaba al público por la reducción del IVA, y si preferían aplicarla a los bares o a la cultura. El resultado fue escandaloso a favor de los bares. En un país en el que apenas se lee, pero en el que muchos escriben, o dicen que lo hacen ¿Qué estamos haciendo mal?
  4. Has publicado con editoriales como Roca, pero también en Amazon, el gigante, que últimamente está recibiendo algunas críticas de parte de varios escritores/as. Cuéntanos tu experiencia en ambos ámbitos. ¿Qué recomiendas a los escritores que actualmente están intentando publicar o iniciar una carrera para uno y otro caso?
  5. Hablemos de Kate. Si ya tu “Hotel a ninguna parte” recibió críticas muy buenas por parte del público, Kate está enamorando desde el principio. ¿Qué le pasa a Kate? ¿Por qué está tan triste?
  6. “Vivir es una aventura si estamos atentos a los detalles. Los pequeños detalles son las bisagras del universo”. Siempre hay una lectura positiva en las novelas feelgood. ¿Cuales son los puntos fuertes que destacarías de este género o los más característicos?
  7. ¿Cuánto de autobiográfico tiene “El noviembre de Kate”?
  8. Háblame de tus clases de novela. ¿Qué vienen buscando los alumnos cuando quieren cursar tu taller?
  9. ¿Qué opinas al respecta de la formación de los escritores? Hay quien opina que es una tontería, que escribir solo es una cuestión de talento.
  10. Una recomendación para todos aquellos que nos ven ahora mismo y quieren dedicarse a las letras con especial interés en el feelgood.

 

EL TEST RÁPIDO DE LA FACTORIA. 

  • Un escritor/a
  • Una canción
  • Un libro
  • Un hecho histórico
  • Una comida
  • Color favorito
  • Un lugar para perderse
  • Alguien con quien perderse
  • Una película
  • Una cita literaria

Quiero aprovechar este espacio para darle las gracias por su tiempo a Mónica Gutierrez, por su amabilidad y por su trato para conmigo y también por la gran disposición que ha tenido para realizar esta entrevista con nosotros. Espero que a todos los amantes de la novela feelgood os haya gustado y para aquellos que no conocíais el género, que os ayude a profundizar un poquito más en él y en autoras nacionales que lo están practicando con mucho acierto como nuestra invitada.

Y a ti, simplemente emplazarte para el mes que viene en un nuevo café para el que intentaremos contar con otra persona interesante del mundo de las letras. Por ahora, si este te ha gustado, a lo mejor también te gusta esta otra entrevista que le hice a un escritor al alza y brillante como David Gil.

 

 

Por | 2017-02-08T12:21:12+00:00 15 diciembre, 2016|Entrevistas|1 comentario

Acerca del Autor:

  • Os ha quedado muy chulo el café compartido, me alegro mucho de haber tropezado con él. Además de todos los temas interesantes de los que habéis hablado (el estudio ese del IVA define muy bien nuestra sociedad actual), para mí ha sido, además, un placer volver a escuchar la voz de Mónica.

    Una cosa, eso de que los escritores leen… siento deciros que no estoy tan segura de que sea así en todos los casos. Es lo deseable, pero de ahí a la realidad va un trecho. Llegué a este mundo, Mónica lo sabe, haciendo un estudio de campo. Probando a publicar para contarlo en el blog y entre de las cosas más sorprendentes que me he encontrado está el poco pudor que tiene la gente para poner en sus perfiles de las redes la palabra escritor y para confesar en entrevistas que mientras escriben no leen (porque se les contagia el estilo de quien leen, que digo yo, vaya suerte que tienen, pueden escribir como el mejor). La prueba de que no leen nada te la dan los fragmentos gratuitos que ofrecen páginas como la de Amazon: alguien que no lee se delata antes de tres páginas.

    Lo del spam es tema aparte. Inevitable en autoeditados porque los que más venden no paran de hablar de las bondades de martirizar al personal (yo no he encontrado en esto una verdadera causa-efecto nunca, en mi estudio práctico). Las editoriales tienen criterios dispares sobre lo que debe hacer el autor. Está la que te dice que vender la novela es cosa tuya e incluso te hace sentir culpable si no lo haces y la otra, más generosa, que te indica que tu trabajo es escribir, no vender. Pero la experiencia me dice que, si no recuerdas de vez en cuando que existe tu novela (lo siento, Mónica, sé que me sufres) no llegas a ninguna parte. Eso sí, estoy de acuerdo en que me aburren soberanamente los autores que no existen nada más que como autores, a los que solo les pasa en la vida que tienen un libro. A mí las “morcillas”, como un “me he ido a correr” o “acabo de tirar un paquete de lentejas en medio de la cocina” me acercan al autor más que un anuncio en prime time en la tele.

    No se me puede dar un teclado, me lío y no hay quien me frene…