.

Había una vez…

Aventuras y desventuras del verbo haber

Puede que el verbo haber sea uno de los más utilizados en la lengua. Digamos que es un buen comodín para muchas cosas, pero vamos a ver si lo utilizamos de manera correcta y si le sacamos todo el partido que deberíamos. Como en todos los cuentos, empezamos por el principio.

Había una vez un verbo irregular que se podía utilizar de forma impersonal o personal.

Vaya por Dios, ya vamos mal con este cuento. ¿Qué narices significa que es irregular? Pues que se conjuga de forma distinta a otros verbos dependiendo del modo y del tiempo. O sea, como buen personaje de literatura, huye de los estereotipos. El verbo haber se conjuga de la siguiente manera. Ojo con las excepciones…

 

Aclarada la idiosincrasia de nuestro protagonista, prosigamos con el cuento.

Érase una vez un verbo irregular que se podía utilizar de forma personal como verbo auxiliar o de forma impersonal. O sea, que ademas el muchacho es polivalente, tiene varias capas: eso crea profundidad en nuestro protagonista.

1. Haber como auxiliar

haberVamos, que este personaje ayuda a todo verbo que intenta ganarse las habichuelas en este mundo y forma con ellos los tiempos compuestos de las conjugaciones. Le necesitan. ¿Que cómo lo hace? Se combinan las formas simples (las que hemos visto en la tabla anterior) con el participio en -o del verbo elegido. Vemos que son formas personales del verbo, es decir, existe concordancia en género (singular/plural) y número (primera, segunda, tercera persona) con el sujeto.

Ejemplo:

Hemos comido/ hubierais querido/ habían buscado…
Nosotros hemos comido paella.
Vosotros hubierais querido salir.
Ellos habían buscado la salida.

1-a. Construcción haber de + infinitivo:

-Equivale a tener que. Ejemplo: El proyecto de ley hubo de ser retirado por petición popular (ya veis que esto es ficción de la buena)
-Expresa acción futura: Ejemplo: Tan solo habría de ganar la partida para que todo se solucionara.

1-b. Construcción haber que + infinitivo:

-Significa «ser necesario o conveniente». Funciona como una perífrasis impersonal. Por eso mismo, se conjuga solo en tercera persona del singular.

Ejemplo: Hay que esforzarse mucho más. «Se» es un pronombre de tercera persona, por tanto, es el que debe ir con el verbo.


INCORRECTO:
Hay que esforzarnos mucho más. «Nos» es un pronombre de primera persona, así que es incorrecto. Si se quiere enfatizar esa inclusión del «nos», se debería utilizar la construcción personal tener que: Nosotros tenemos que esforzarnos mucho más.

2. Haber como forma impersonal

Nuestro protagonista también trabaja solo, no todo va a ser deshacer los entuertos de otros por esos mundos de Dios, así que otra de sus funciones es designar la existencia del sustantivo que aparece en la oración.

Ejemplo: Había muchos invitados en la fiesta.

Pero hemos dicho que el verbo aquí funciona de forma impersonal, por lo que no tiene sujeto. Entonces, ¿qué papel juega el sustantivo que lo acompaña? ¿Es un personaje principal o secundario? Todo depende de qué palabra podemos utilizar para sustituirlo.

Ejemplo:

Había muchos invitados en la fiesta.
Los había.
Habrá risas para todos.
Las habrá.

¡Oh, sorpresa! «Muchos invitados» funciona como complemento directo. ¿Y esto qué significa? Pues que la concordancia del verbo siembre es con el sujeto, no con el complemento directo. Por lo tanto, el verbo haber siempre va en tercera persona del singular porque es impersonal.

haberINCORRECTO:

Habían muchos invitados en la fiesta.
Habrán risas para todos.

Esto vale también para las perífrasis verbales (es decir, el conjunto de dos o más verbos que funcionan como núcleo del predicado): Haber + poder /soler /deber /ir a, etc… Estas perífrasis se escriben en tercera persona del singular.

Ejemplo:

Podría haber explicaciones para todos.
Solía haber muchos invitados en la fiesta.

INCORRECTO:

Podrían haber explicaciones para todos.
Solían haber muchos invitados en la fiesta.

Otro truco para saber si la construcción es impersonal es sustituir la perífrasis por el verbo «hay».

Ha habido explicaciones para todos / Hay explicaciones para todos : IMPERSONAL

No dices: Han explicaciones para todos. (Recordad el cuadro de conjugación del verbo del principio)

Ha habido muchos invitados en la fiesta / Hay muchos invitados en la fiesta: IMPERSONAL

No dices: Han muchos invitados en la fiesta.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. Ah, ¿que no? ¿Que solo he contado los antecedente del protagonista? A ver, queridos míos, cómo resuelvo el argumento…

¡Hasta el próximo mes!

Por | 2017-02-13T18:02:07+00:00 8 febrero, 2017|Ortografía y Gramática|Sin comentarios

Acerca del Autor:

Nieves Muñoz
Nieves Muñoz nació un octubre de 1976 y desde siempre tuvo la necesidad de escribir, pero sus derroteros profesionales le llevaron a ejercer la enfermería en una unidad de cuidados intensivos pediátrica y neonatal. Comenzó escribiendo relatos cortos de varios géneros, porque es lectora de cualquier libro que caiga en sus manos y de mente inquieta, por lo que se atreve con casi cualquier cosa que pueda plasmar en un papel. En su página pueden leer parte de sus escritos.