.

La literatura como parte de la economía global

La literatura es una expresión artística que emplea el lenguaje escrito para exponer ideas, historias y sentimientos. Es tan vieja como la misma escritura y ha pasado por muchas transformaciones, no solo de estilos literarios o de narrativa, sino de importancia en la sociedad. Hoy en día, en un mundo globalizado y mayoritariamente capitalista, se ha convertido en una de las industrias más poderosas dentro de los creadores de contenido. Es por ello, que a la literatura no solo se la puede o debe ver desde un ángulo artístico o cultural, sino como parte de una economía global.

Pero, ¿qué tan importante es? Pues, dentro de los creadores de contenido, se posiciona por encima del cine, la música y los videojuegos (según datos del 2012, recopilados de varias fuentes por Rüdiger Wischenbart para la Asociación Internacional de Editores). Hablando de dinero, el sector editorial recaudó, en el 2012, un estimado de 151 mil millones dólares estadounidenses, superior a los 133 mil millones de dólares del cine y el entretenimiento. Dicha recaudación involucra a ediciones comerciales, educativas, publicaciones científicas, técnicas y médicas. Es por eso que, por su participación económica en el mundo, la industria editorial, como sector económico, debe ser tomado en cuenta.

Lo mercados predominantes a nivel mundial, en el 2012, fueron: Estados Unidos con 26%, China con 12%, Alemania con el 8%, Japón con 7%, Francia con 4% y Reino Unido 3%. El resto de participación del mercado está distribuido entre diverso países, entre ellos, los países de habla hispana.

economiaRespecto al registro de contenidos literarios en el 2013 en Iberoamérica, podemos observar (según datos del Boletín estadístico “El libro en cifras” publicado en junio de 2014 por parte del CERLALC) una disminución de su crecimiento en un 3% en el 2013 (con respecto al año anterior), a diferencia del incremento registrado en 2010, cuyo crecimiento fue de un poco más del 20% (respecto al año anterior). Tal caída es entendible por la consecuencia que tuvo el desplome en su registros los países íberoamericanos, que para el 2013 tuvo una incremento negativo en 2013 del -8.2%, datos alarmantes para la industria. Quizás se pueda entenderse tal disminución de registro de contenido por la falta de interés de la sociedad para consumir la lectura como actividad cultural en la Unión Europea, que disminuyó su interés del 71% en el 2007 al 68% en el 2013, según datos de la segunda encuesta de cultura, acceso y participación, a través del informe especial de Eurobarómetro.

Todos estos datos estadísticos y cifras monetarias no son más que indicadores que muestras del comportamiento del sector editorial en los últimos años y, de los cuales, podemos sacar dos conclusiones: una positiva y otra un tanto alarmante para la industria.

En primer lugar, podemos observar la falta de interés que, poco a poco, va extendiéndose por la sociedad debido a las nuevas tecnologías que proporcionan inmediatez para consumir el contenido cultural, artístico y de entretenimiento, como lo pueden ser los programas por internet y las revistas digitales. El estilo de vida actual reclama prontitud a la hora de acceder a esos servicios, por lo que cada vez más, el deleite por los libros, va disminuyendo en algunos sectores.  Eso puede ser fácilmente observable cuando nos damos cuenta que, en nuestros barrios y ciudades, van cerrando librerías y bibliotecas.

Sin embargo, el sector editorial, es una industria que va creciendo, diversificando su mercado y cambiando su cadena de valor, otorgándoles, a los escritores, nuevo medios para publicar sus libros. El cambio en la cadena de valor, en vez de mermar el crecimiento de su mercado a nivel mundial, ayuda a aumentar su desarrollo, pues lo globaliza. Es cierto que el mercado está dominado por 6 países predominantes en el consumo de literatura, pero, en lo últimos años, las economías emergentes ha estado ganado terreno en la creación y consumo de contenidos literarios.

Y es aquí donde podemos ver otra conclusión al respecto. Pese al crecimiento negativo del sector en algunos países, en otros, va en incremento. Un fenómeno que debe ser estudiado más a fondo, sin embargo, podemos deducir que los lugares donde se han incrementado sus ingresos, han sabido sortear de manera adecuada el cambio en el mercado de valor. Dicho de otra manera, han logrado sacar ventaja de la tecnología considerándola más como un beneficio, que como un prejuicio para la industria.

¿Cuál es el rumbo que tomará el sector editorial a nivel global? Es difícil predecirlo con exactitud, por lo que no cabe más que esperar unos años para ver el camino que seguirá el mundo editorial en cuanto a su importancia económica, pero considero que conforme vaya sacando ventaja de los cambios tecnológicos, se podrá observar un crecimiento en su participación económica. Es algo que, como amantes de la literatura, nos encantaría ver.

Por | 2017-03-20T12:16:08+00:00 20 Marzo, 2017|Mercado Editorial|Sin comentarios

Acerca del Autor:

Raul Veliz
Raúl Véliz Salas (Durango, Mx, 1981) es licenciado en Administración de empresas y terminó la maestría en administración de negocios.